Materias

Seda

Seda
El cultivo de seda empezó en Asia Central hace varios milenios. China monopolizó la sericultura hasta que esta industria se extendió a Corea y Japón. En el siglo V se extendió al Imperio Bizantino y, a continuación, se difundió en el resto de los países de la cuenca mediterránea (zona de cultivo de la morera), siguiendo el camino de las conquistas árabes. En la Península, el cultivo de la seda se concentró en Andalucía (Almería y Granada) y en Valencia.
Fibra* segregada por las glándulas situadas a ambos lados de la mandíbula* del insecto "Bombyx mori", más conocido como gusano de seda, formada por las proteínas* fibroina y sericina. La oruga canaliza esas secreciones con las que, al unirse y solidificarse en un único filamento, va formando el habitáculo (capullo) que le servirá para transformase en ninfa o crisálida y finalmente en adulto. Para obtener la fibra textil, los capullos se hierven en agua caliente y, a continuación, se cepillan para encontrar el extremo de la fibra y se devanan los filamentos para formar la madeja. El filamento de seda puede llegar a tener una longitud considerable, pero es tan delgado que para formar el hilo* se requieren varios, entre cuatro y diez. Reuniendo distintos cabos, cada uno de ellos constituido por diferentes filamentos torcidos entre sí y plegados, y dándoles el grado de torsión deseado se obtiene el hilo que se utiliza para tejer. La combinación de estos factores, grosor y grado de torsión, dará lugar a distintos tipos de hilo que, a su vez, influirán de manera decisiva en las características del tejido. La sericultura comprende todas las operaciones necesarias para la obtención de esta fibra, desde el cultivo de la morera* (único alimento para el gusano de seda), hasta la separación de los filamentos del capullo y la fabricación del hilo. Aunque la indumentaria ha sido la aplicación cuantitativamente más relevante de la seda a lo largo de la historia, tuvo también otras aplicaciones. Junto con el papel*, fue el soporte* principal de los rollos pictóricos chinos, siendo apreciada por su capacidad de permitir un mejor deslizamiento del pincel y la tinta*. La importancia histórica de la seda y la alta estima de los tejidos* fabricados con ella se puede atestiguar por el hecho de que estos tejidos fueron empleados como moneda en las transacciones comerciales en China, Corea y Japón, llegando incluso a adquirir en el primer país valor de cambio con respecto al oro* como patrón económico. Las rutas marítimas y terrestres por las que se realizó el intercambio comercial, cultural y artístico vinculado a este material entre Oriente a Occidente recibieron el nombre de "Ruta de la Seda".
Gacén Guillén, Joaquín (1991), pp. 191-195
Figuerola, Miguel (1998), p. 16
Landi, Sheila (2002), pp. 23-24
Morral i Romeu, Eulalia; Segura i Mas, Antoni (1991), pp. 11-19
Xarrié, Mireia (2006), t. III, pp. 148-151
García-Ormaechea Quero, Carmen (2003), pp. 1-10
Partearroyo Lacaba, Cristina (1996), pp. 58-60
González Hontoria, Guadalupe; Timón Tiemblo, M.ª Pía (1983), pp. 49 y ss.
Cervera, Isabel (1997), pp. 153-156, 158-160
Dinero exótico: catálogo exposición (2001), p. 27
Calvo, Ana (2003), p. 204
Young Yang, Chung (2005), p. 68
Dávila Corona, Rosa; Durán Pujol, Montserrat; García Fernández, Máximo (2004), p. 177
Toca, Teresa (2004), pp. 24-26

Términos genéricos

Términos específicos

Términos relacionados

Fecha de creación
06-May-2016
Término aceptado
06-May-2016
Términos descendentes
3
ARK
ark:/99152/t33x106pw542re
Términos específicos
3
Términos alternativos
0
Términos relacionados
1
Notas
16
Metadatos
Búsqueda
  • Buscar Seda  (Wikipedia)
  • Buscar Seda  (Google búsqueda exacta)
  • Buscar Seda  (Google scholar)
  • Buscar Seda  (Google images)
  • Buscar Seda  (Google books)