Técnicas

Pulido

Coloquialmente los términos bruñido* y pulido se han considerado sinónimos al dejar una superficie brillante y lisa. No obstante, técnicamente en el pulido solo se emplean materiales o instrumentos abrasivos o frotando la superficie con materiales menos duros y más flexibles, como cueros, paños, vejigas, etc. Por ejemplo, las encarnaciones de pulimento* en la técnica de la policromía* se realizaban frotando la superficie con coretes de vejiga. Al contrario, en la técnica de la litografía* el pulimentado de la piedra para dejar su superficie plana y eliminar cualquier cavidad o desigualdad de nivel (tanto si es nueva como si va a reutilizarse) se realizaba frotándola en húmedo y con una materia abrasiva (generalmente gres o polvo de sílex) con otra piedra del mismo tamaño. El pulido tuvo un uso específico en la industria lítica como técnica de conformación para varios artefactos, sobre todo a partir del Neolítico, empleando como instrumentos piedras y astas. En la industria ósea el término empleado tradicionalmente es "lustrado". Técnica de conformación y de acabado* de varios artefactos que consiste en dejar su superficie lisa, homogénea y con lustre, empleando un elemento abrasivo de grano fino.

Detalles